fbpx

Trump sigue sin dar solución a la crisis fronteriza

Trump sigue sin dar solución a la crisis fronteriza

Trump sigue sin dar solución a la crisis fronteriza. Y es que más de 700 de los casi 3.000 niños originalmente separados de sus familiares permanecen en manos del gobierno porque sus padres han sido deportados o han fallado antecedentes criminales o verificaciones.

Es por ello que esta política atrajo legítimamente la condena global por su trato inhumano. Pero la incompetencia casi deliberada de su ejecución también vale la pena examinarla.


También puedes leer → Políticas fronterizas de Trump y la crisis migratoria venezolana


Trump sigue sin dar solución a la crisis fronteriza

Esta crisis podría haberse evitado fácilmente. El Fiscal General Jeff Sessions introdujo innecesariamente su política draconiana de detener y enjuiciar penalmente a todos. Lo que incluye a los solicitantes de asilo, atrapados tratando de cruzar ilegalmente a los Estados Unidos.

En consecuencia, tan pronto como Sessions cambió la política fronteriza, el gobierno se encontró en una loca lucha. En consecuencia, comenzó a lidiar con todos los niños de forma repentina por su cuenta. El Departamento de Salud y Servicios Humanos tenía que alojarlos en los “refugios de afluencia” que pudieran organizar. A menudo a un costo de cientos de dólares por niño cada noche.

El creciente número de casos desvió a los fiscales federales de perseguir a los narcotraficantes. El Pentágono ha sido convocado para proporcionar abogados y alojar a niños en bases militares.

La administración de Trump necesita terminar de limpiar el desastre que ha creado. Setecientos niños no pueden quedar en el limbo. Necesitan reunirse rápidamente con sus familiares. Los inspectores generales de los departamentos de Seguridad Nacional, Justicia y Salud y Servicios Humanos deben llevar a cabo investigaciones rápidas y exhaustivas. El Congreso tiene la responsabilidad de presionar a la rama ejecutiva del pasado sobre los orígenes y el costo de la crisis y ejercer una supervisión efectiva.

Facebook Comments

About the author: Ralph Fortuny

Related Posts