Abusos e ilegalidad en los centros de detención para inmigrantes

0
2889
Abusos e ilegalidad en los centros de detención para inmigrantes

Abusos e ilegalidad en los centros de detención para inmigrantes. Lo que representa, sin duda, un fenómeno transferido de la legitimación del discurso xenófobo y la agresividad contra los extranjeros. Una actitud muy en boga en la retórica de Donald Trump.


Puedes leer → Sigue crisis humanitaria en frontera de Estados Unidos y México


Abusos e ilegalidad en los centros de detención para inmigrantes

La ONG Freedom for Immigrants ha estado documentando abusos en la detención de inmigrantes desde 2012. Al presente, el grupo ha encontrado al menos 800 denuncias de abusos motivados por odio. Esto en 34 cárceles de detención de inmigrantes.

Según esta ONG, el Departamento de Seguridad Nacional es consciente de esta circunstancia.

La oficina ha recibido un total de 33,126 denuncias de abuso sexual y/o físico desde enero de 2010 a julio de 2016. De ellos sólo el 0,7 por ciento (es decir, 225 casos) se han investigado a partir de dos años después.

Los casos van desde el abuso físico a amenazas de deportación si los detenidos se niegan a participar en encuentros sexuales con guardias. Ante este alud de acusaciones, el ICE asegura que todas las denuncias se han investigado. Sin embargo, tan sólo sólo el 12 por ciento de ellas se consideraron para llevar a cabo un procedimiento legal.

Tolerancia cero

Abusos e ilegalidad en los centros de detención para inmigrantes. Asuntos que gracias a la nueva política del gobierno han aumentado. No sólo en número sino en la variedad de mecanismos de abuso.

Según un informe del Washington Post:

Cientos de niños separados por sus padres después de ser detenidos por la Patrulla Fronteriza han sido sometidos a abusos. Abusos y vejaciones tales como dormir con las luces encendidas o ser pateados por los gauardias.

En los refugios administrados por el Departamento de Salud y Servicios Humanos, los niños han descrito sus padecimientos. Hambre forzada, deshidratación e insomnio, son algunas de las acusaciones.